Uruguay Ambiental

red uruguaya de ONGs ambientalistas

 NOTICIAS
Enviar por mail Imprimir página

Las preocupaciones de los ambientalistas uruguayos en el Día mundial del Medio Ambiente

 

Con el eslogan "¡Deja el hábito del CO2!, por una economía baja en carbono y contra el cambio climático" se celebra hoy el Día Mundial del Medio Ambiente. Ésa fue la consigna promulgada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), de la cual hizo eco el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA).

Pero, ¿cuáles son las consideraciones que los grupos ambientalistas hacen en estas fechas? la diaria consultó a varios especialistas integrantes de distintas ONG para saber qué temas les preocupan con relación al cuidado del medio ambiente y cuáles son los desafíos a encarar a corto plazo. Para muchos de ellos el tema vital tiene que ver con el cuidado del agua. "Uno piensa en los recursos naturales cuando comienzan a faltar", dijo ayer en conferencia de prensa el responsable del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM, por su sigla en inglés), Ricardo Carrere. Y se le podría agregar que también se piensa en ellos cuando son notoriamente devastados. Como ayer, cuando trascendió la noticia de la colisión entre dos cargueros en las afueras del puerto de Montevideo, que dejó como saldo un derrame de 14 mil metros cúbicos de fuel oil que cubrieron una superficie de 14 kilómetros por 40 kilómetros. El cuidado de los recursos hídricos es una de las principales preocupaciones de los ambientalistas.

El Grupo Guayubira -que reúne a varias organizaciones ambientalistas- es uno de los muchos colectivos que optaron por centrarse en el tema de "la contaminación y agotamiento de nuestra riqueza hídrica".

En la misma sintonía, Carrere mencionó que "se está viviendo un proceso escondido de privatización del recurso", ya que existe una gran pérdida de agua en las plantaciones de eucaliptos y pinos que proliferan en el país. Y compartió algunas cifras como para dejar a más de uno seco: "Se calcula que un árbol consume cuatro litros de agua. Por hectárea hay cerca de 1.000 árboles, y se estima que el país tiene 800.000 mil hectáreas plantadas", dijo el responsable del WRM.

Los representantes del Grupo Guayubira sostienen que esto nos enfrenta a la escasez del agua y también a su pérdida de calidad. Por ese motivo realizaron un llamado de atención a las autoridades solicitando la adopción de medidas urgentes de defensa de ese recurso. Y recordaron que en distintas localidades de los departamentos de Soriano, Tacuarembó, Durazno y Rocha es frecuente que los pequeños productores encuentren que en sus pozos de 30 metros de profundidad no hay una gota del vital elemento. En Soriano la comuna dispone de camiones cisterna para abastecerlos. Pero para las organizaciones ambientalistas ésas no pasan de ser soluciones de corto alcance.

También para Javier Taks, docente e investigador en Antropología Social, coordinador de la Red Temática de Medio Ambiente de la Universidad de la República, "a largo plazo habrá que garantizar el agua potable a todos los habitantes y la no degradación de los recursos hídricos, así como disminuir la vulnerabilidad frente a los desafíos del cambio climático". PP

MICROENTREVISTA

Otras voces. Especialistas en temas medioambientales y estudiosos del tema pertenecientes a distintas ONG esbozaron los principales problemas a los que se enfrenta Uruguay y reflexionaron sobre las acciones más urgentes para preservar la biodiversidad y la salud ambiental.

MARÍA ISABEL CÁRCAMO

Representante de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAPAL).

"El principal problema ambiental es el creciente sistema de producción agrícola basada en monocultivos a gran escala: las 500.000 hectáreas de soja y las 800.000 hectáreas de pinos y eucaliptos. Los plantíos de soja generan desequilibrios agroecológicos, pérdida de capacidad productiva de los suelos, aparición de plagas, enfermedades, malezas resistentes y a eso hay que sumar el uso masivo de agrotóxicos.

La soja transgénica es mucho más perjudicial para el medio ambiente que otros cultivos porque, además de los efectos directos derivados de los métodos de producción, está asociada al uso masivo de agrotóxicos. En nuestro país ha habido un enorme aumento del uso de estas sustancias, con la aplicación de miles de toneladas de herbicidas, insecticidas y fungicidas, algunos de los cuales están prohibidos en países europeos por ser altamente contaminantes y por haberse comprobado sus impactos sobre la salud de las personas. Este tipo de cultivos expulsa a la gente de sus tierras y está generando una agricultura sin agricultores.

Decidir qué país productivo es el que se quiere es el mayor desafío. La sustentabilidad agropecuaria sólo se puede garantizar con sistemas diversificados que aseguren la conservación a largo plazo del medio ambiente (agua, suelos, flora, fauna) y que mejoren la calidad de vida de la población rural".

MARÍA SELVA ORTIZ

Integrante de REDES-Amigos de la Tierra

"Me preocupa la desaparición de los pequeños productores familiares, la concentración y extranjerización de la tierra. Esto último tiene que ver con la soberanía y con un Estado débil para implementar políticas sobre el territorio. Los informes estadísticos muestran que los productores familiares están desapareciendo. Los que más han sido expulsados del campo en los últimos años fueron los productores familiares. Mientras que en el año 2000 el 79% de los productores uruguayos eran familiares, para el 2006 el 25% de la tierra productiva de Uruguay cambió de dueños.

Uruguay debe enfrentar los desafíos de administrar el agua y la tierra, además de implementar la Reforma Constitucional del Agua. Otro de los desafíos es la matriz energética; después de muchos años se comenzó a integrar energías renovables a la matriz y se impulsó una política de educación para reducir el consumo de energía, creemos que se debe seguir en esta línea".

LUIS MORESCO

Presidente de la Red Uruguaya de ONG Ambientalistas

"Creemos que los problemas más importantes en materia de medio ambiente son los que sufrimos en los suelos y en el agua como consecuencia del desarrollo vertiginoso de la producción y la proliferación de la forestación para abastecer a la industria de la celulosa. Son emprendimientos que el Uruguay tradicional no está acostumbrado a enfrentar porque son impulsados por transnacionales que compran grandes extensiones de tierra en busca de ganancias y se basan en la utilización de recursos que deberían permitir vivir a generaciones futuras. El uso que se hace del suelo y el agua en los cultivos extensivos de soja y en la forestación pone en riesgo de contaminación al agua, ya que los herbicidas y agrotóxicos que se utilizan llegan hasta las napas subterráneas. El saldo que arrojan: el suelo se empobrece y el agua se contamina. No tomamos como país las medidas necesarias para cuidar nuestros recursos.

En términos de desafíos, uno de los principales se relaciona con las matrices energéticas, ya que el país está desvalido en este tema. Nos preocupa el lobby que se hace sobre la energía nuclear. Sin embargo, no nos damos cuenta de que el 60% de la población del país vive en el sur, donde usamos como recurso el agua del río Santa Lucía y afluentes. ¿Alguien se puso a pensar de dónde vamos a conseguir agua para tomar? A las autoridades este tema se les va de las manos".

 

Publicado en La Diaria, el 5/6/2008



Portada | Red | Miembros | Noticias | Articulos | Normas